5 dinámicas con ejemplos para planificar un trabajo colaborativo en el aula

trabajo colaborativo en el aula

Cuando conozcas estas cinco dinámicas te resultará mucho más fácil planificar actividades que impliquen trabajo colaborativo en el aula.


¿Te resulta difícil imaginar una actividad que implique el uso de las TIC para el trabajo colaborativo en el aula? A veces puede resultar complejo.

Por suerte existen algunos atajos, no digo trampas, que te facilitarán la planificación de una actividad que implique aprovechar las TIC trabajar de forma colaborativa. ¿De qué se tratan estos atajos que te mencioné? Básicamente se trata de conocer lo que otras personas pensaron. A continuación compartiré las cinco dinámicas para el trabajo colaborativo propuestas por un grupo de personas y publicadas en un libro que cito al final de este post.

Agregué algunos ejemplos para cada una de estas dinámicas. Espero que con estos ejemplos no queden dudas. Pero si al final de este artículo todavía tenés dudas, podés dejar un comentario. También espero que me cuentes alguna experiencia de trabajo colaborativo en el aula que hayas planificado.

Dinámicas de trabajo colaborativo en el aula

Dinámica de producción conjunta

La dinámica de producción conjunta es una propuesta en la que se realiza una producción colectiva y todos trabajan en todas las etapas simultáneamente.

Esta dinámica implica un trabajo en simultáneo, un período de tiempo acordado y un producto final compartido. Todas las personas trabajan de manera colectiva para lograr un objetivo o realizar un producto final. Si bien al interior de cada grupo puede haber división de tareas y asignación de roles, todas las personas son responsables del producto final.

La dinámica de producción conjunta exige mucha coordinación y la generación de acuerdos, por lo que es mejor proponer la creación de grupos pequeños de personas.

La creación de una presentación en Google Presentaciones o la escritura de un artículo de investigación en Google Docs son ejemplos de propuestas que se pueden hacer con esta dinámica.

Dinámica de producción complementaria

En la dinámica de producción complementaria se trabaja por partes. Cada participante (o grupos de participantes) realiza una parte del trabajo. Si bien hay un objetivo compartido, no se conoce el producto final.

Ésta dinámica de trabajo no requiere de mucha coordinación entre las partes que realizan el producto final. Las personas no conocen la totalidad del proyecto, sino la parte que les corresponde realizar y que luego otro grupo retomará o enriquecerá.

¿Cómo sería esto en la práctica? Si tomamos como ejemplo la realización de un trabajo audiovisual sobre la escuela. Cada participante aportará un clip de video sobre algo que le llame la atención o le interese de la escuela. Un participante recibirá cada clip y editará un video con todos los clips, en donde se ven distintos aspectos de la escuela.

Dinámica de producción secuenciada

En esta propuesta cada integrante del grupo realiza un paso necesario para la realización del siguiente paso.

Todas las personas que integran el grupo deben conocer el objetivo o producto final que se busca. Hay mucha interdependencia. Si uno de los pasos no se cumple, no se conseguirá el objetivo o producto final.

Esta dinámica es muy común en propuestas en las que se debe armar un objeto (un mueble o un robot, por ejemplo). Una persona o equipo debe construir las piezas. En el siguiente paso, otro grupo o persona debe ensamblar las piezas. Y en el siguiente paso, otro grupo o persona le dará el toque final (pintura, por ejemplo).

Esta dinámica también puede usarse en un trabajo de investigación. Alguien recolecta datos. En el siguiente paso, otra persona ingresa los datos en un software y los interpreta. En el último paso, alguien escribe un artículo con los datos recolectados previamente.

Dinámica de espejo

En esta dinámica se trabaja la misma tarea de forma paralela. Cada participante o grupo realiza la misma actividad que los demás. Después se desarrolla una instancia de presentación y retroalimentación entre todos los trabajos. En esta segunda etapa es donde se ve el trabajo colaborativo. La retroalimentación ayuda a enriquecer las producciones que se hicieron previamente.

Esta dinámica puede usarse para crear textos que puedan somerterse a revisiones y modificaciones. Por ejemplo, el resumen de un libro o de una clase. Cada grupo o persona realizará un producto que recibirá la devolución o retroalimentación de otros grupos.

Dinámica de producción mosaico

En esta dinámica de trabajo los participantes vuelcan datos en una base de datos común. Estos datos serán usados luego para hacer un análisis o como insumo para una producción.

Para trabajar con esta dinámica se puede pedir una investigación. Las personas deberan realizar la investigación y volcar los datos en un formulario. Una vez recogidos los datos, se pueden interpretar y presentar la información.

Fuente

Para escribir este post leí Las TIC en las aulas. Experiencias latinoamericanas. Las dinámicas mencionadas se están en el capítulo 2, «La colaboración y el trabajo en red con TIC».

Manso, Pérez, Libedinsky, Ligth & Garzón (2011). Las TIC en las aulas. Experiencias latinoamericanas. Buenos Aires: Editorial Paidós.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Recursos Educativos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad